Category

Productos Cárnicos

Las tripas de embutir

By | Productos Cárnicos | No Comments

Las tripas en las cuales se embuten la carne elaborada para hacer el embutido son el tubo digestivo, la laringe, el esófago, el estómago y los intestinos (las vísceras) de animales de origen vacuno, porcino y ovino. En definitiva es un despojo comestible.

Principalmente se utilizan para embutir y conservar alimentos cárnicos como las morcillas, los chorizos y las salchichas.

Una de las formas más antiguas de procesar la carne es a través de los embutidos.

Revisando la historia de los embutidos como tal, se inventaron unos 4000 años A.C. de la mano de los SUMERIOS procedentes de lo que hoy sería IRAK, los cuales utilizaban tripas de animales para consumo humano.

La evolución y la elaboración de los embutidos han hecho que aparezcan y se mantengan negocios de tipo familiar y artesano, a la vez que fabricantes a gran escala.

Con el paso del tiempo el consumo de las tripas ha ido evolucionando hasta utilizar tripas artificiales -como las de plástico, celulosa o colágeno– creadas como consecuencia de los avances tecnológicos.

Ángel Mansilla

EL CORDERO: el gran olvidado

By | Productos Cárnicos | No Comments

El cordero es la especie de carne más antigua de los animales domesticados. Se conoce que los humanos comenzaron con la cría de esta especie en Oriente Medio hace 9000 años. Las primeras civilizaciones que habitaron la Península Ibérica ya utilizaban los productos derivados de la oveja y el cordero como una de las principales fuentes de alimento. Según datos del Magrama (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), desde 2004 hasta 2014 el consumo de carne de cordero cayó un 63%, convirtiéndose en una fuente destinada su desaparición, sin embargo, un cambio en la estrategia de venta y una la campaña publicitaria de Interovic ha convertido este tipo de carne en uno de los productos con mayor potencial de consumo para los próximos 5 años, según demuestran los indicadores de consumo de 2016.

Este cambio de tendencia también fue gracias a la importancia que cobra en la sociedad actual el valor nutricional de los productos alimenticios, donde la carne de cordero destaca por su alto contenido en aminoácidos esenciales (aquellas proteínas que el ser humano no es capaz de crear en su propio organismo y necesita de una fuente externa para satisfacer sus necesidades), lo que le convierte en un alimento de alto valor biológico y desconocido en esta función hasta el lanzamiento de la campaña de Interovic en el año 2015.

En una investigación realizada en 2010 por el instituto Cerdá para el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación, se registró que el 85,5% de la venta de esta carne se realiza “al corte”, y tan solo un 14,2% se realiza embarquetado. Este dato demuestra que hasta 2010, las ventas de carne de cordero se hacían en mostrador y no en productos procesados como sucedía con derivados porcinos o avícolas. La aparición de los productos elaborados se inicia en 2015.

Muchas son las formas conocidas de preparar esta carne, las más habituales podrían ser el asado de la pierna o paletilla, o las propias chuletas sacadas del costillar incluso de la propia pierna. Con el objetivo de relanzar este tipo de carne y hacer sostenible el sistema ganadero en nuestro país, Interovic lanzó en el año 2015 un spot publicitario consiguiendo que 8 de cada 10 hogares españoles consuman productos derivados del cordero desde aquél entonces. Este spot se centró principalmente en cambiar los cortes de carne que se conocían hasta el momento, por el hecho de ser el principal método de venta. Además de este cambio, comenzaron a lanzarse productos elaborados como es el caso conocido de las hamburguesas de cordero a las finas hierbas, paletillas marinadas al ajillo, brochetas adobadas con sabores innovadores… Para estas propuestas y muchas más, Productos Pilarica ha adaptado sus recetas para conseguir la máxima jugosidad de los elaborados incluyendo los sabores más atrayentes y singulares.

Luis Saiz

“Del cerdo me gustan hasta los andares”

By | Productos Cárnicos, salud | No Comments

La carne de cerdo tiene fama de tener mucha grasa pero no todas las partes del cerdo son grasas, por lo que no se tiene que eliminar de nuestra dieta, según la OCU.

Las grasas saturadas que contiene contribuyen a tener niveles de colesterol normales. Así como también, podemos destacar que presenta un alto contenido de vitamina B1, aporta minerales como sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio y zinc. Las vitaminas que presenta en mayor medida son la vitamina A, E, K y B1, ya nombrada anteriormente.

Además de este aporte vitamínico, cabe destacar que es una carne muy sabrosa y versátil. Contiene proteínas que contribuyen a aumentar la masa muscular y son necesarias para el crecimiento y desarrollo de las personas.

Estas vitaminas, proteínas y minerales de la carne de cerdo las podemos encontrar tanto en carnes frescas como puede ser el lomo, el solomillo o las chuletas, también en nuestros jamones y embutidos curados y frescos, así como cocidos, poniendo de ejemplo el jamón.

En Productos  Pilarica contamos con un amplio catálogo de productos idóneos para adaptarse al consumo de carne de cerdo, así como recomendamos incluir el consumo de carne de cerdo y derivados en nuestra dieta.

Ximo Esteve